Dejar levar...                        

Galería EdgarNeville. Valencia. 2006

En esta exposición existe la clara intención de recuperar la materia en su sentido primordial: “la masa” con su peso, densidad y textura; es por eso que Dejar levar... alude al ideario de las recetas de cocina, a sus métodos y formas de hacer; a la masa cruda del panadero recién preparada; esa que necesita el reposo de la levadura para que la magia de la química  y el tiempo hagan el trabajo de dar la forma definitiva al pan.

Del mismo modo con la arcilla he amasado mis pequeñas cerámicas y construido las grandes piezas mullidas; donde la sensualidad, las formas suaves y blandas, de materias sedosas y aterciopeladas son cualidades que se mantienen en un punto límite  entre lo revulsivo y lo apetecible; entre lo orgánico y lo decorativo, donde la forma, el color y las texturas nos hacen pensar en formas húmedas, en la vida contenida en su interior.

Todo el recorrido visual  de esta exposición se desarrolla en tres colores, blanco, negro y rojo, los tres colores que sirven para designar los ciclos de la vida: nacimiento, la  plenitud (fertilidad) y la muerte.